Entre aplausos compañeros de trabajo despidieron a María Carrasco, quien laboraba como enfermera en el Instituto Cardiopulmonar. La profesional de salud se contagió del coronavirus atendiendo pacientes en su jornada laboral.

Los profesionales denuncian que se ven expuestos a los contagios por la falta de equipos de bioseguridad en los hospitales públicos, solo en la presente semana; más de 4 profesionales de la salud fallecieron a causa del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19.

Más de 20 médicos del sistema público han fallecido desde el mes de marzo que se identificó el primer caso de COVID-19 en Honduras. Desde igual fecha los profesionales denunciaron que les dan una mascarilla a la semana para atender a sus pacientes.

Los hospitales reportan un alto índice de hondureños ingresados por la enfermedad, lo que obliga al personal médico a duplicar sus turnos para poder cubrir los espacios de sus compañeros enfermos o fallecidos.

El enfrentamiento entre el colegio médico y el Gobierno de Juan Orlando Hernández se mantiene. Ya que los profesionales de la salud han denunciado reiteradamente el mal manejo de la pandemia por parte de Hernández.

A esto hay que sumarle las enumeras, enfermeros, anestesiólogos y anestesistas, todo esto se debe a la falta de equipo de bioseguridad.

Este edificio es la parte exterior de una sala para pacientes de COVID-19, aquí no solo los enfermos se juegan la vida, también los médicos.

Aun con todos esos riesgos y falta de apoyo, un grupo de médicos del Hospital Escuela salieron de la carpa donde atiendes a sus pacientes y regalaron comida a todos los familiares que se encontraban esperando afuera noticias de sus enfermos de COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *