En una reunión celebrada este miércoles en Moscú (capital rusa), el embajador de Irán en Rusia, Kazem Yalali, y Andrei Fursenko, asistente especial del presidente ruso, Vladímir Putin, en asuntos de política científica y tecnológica, han abogado por el inicio lo antes posible de las cooperaciones entre los centros de investigación de ambos países para lograr la producción conjunta de la vacuna rusa para la lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, denominada Sputnik V.

Durante el encuentro, Yalali ha destacado la realización de varias rondas de comités de vacunas y medicamentos entre los Ministerios de Salud e institutos de Irán y Rusia. Por su parte, Fursenko ha ofrecido explicaciones sobre el proceso de estudios genéticos en su país y las áreas de cooperación con la República Islámica en este campo.

El 11 de agosto, el presidente ruso afirmó que su país había logrado registrar la primera vacuna contra el nuevo coronavirus. Sputnik V es desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI, por sus siglas en inglés).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *